BLOG DEDICADO AL MUNDO DE LA CERVEZA

jueves, 31 de octubre de 2013

MONTMIRÁ PENYAGOLOSA




 



Después de que dos aficionados a la cerveza, Pedro y Vicente, se quedaran sin trabajo y decidieran lanzarse a la aventura de la elaboración artesanal, nace Cervesa Montmirá, en la localidad valenciana de L´Alcora, en el año 2010, con la ilusión de elaborar cerveza según métodos tradicionales, intentando demostrar una elaboración cuidada, meticulosa y alejada de la industrialización.

Según algunos estudios, se han encontrado restos de asentamientos íberos en la provincia, entre los que se incluyen restos de una especie de cebada fermentada. Debido a ello decidieron poner el nombre de Montmirá a la cervecera, ya que es el nombre del primer asentamiento íbero de la zona.

Blasón de L´Alcora
Por otro lado, en su logo, aparece el blasón que fue entregado a la localidad de L´Alcora en el año 1695 y que ya había sido utilizado por una gaseosa a mediados del siglo pasado.

Utilizan agua de su propia localidad para elaborar sus cervezas que, a día de hoy, son 6:
Bresca (con miel y romero), Columbrettes (de trigo), Penyagolosa (con dátiles), Tombatossals (Stout), Roxa (con jengibre y en formato tanto de 33cl como de 75cl) y Font Jordana (red ale de edición limitada en botella de 75cl).

Como podemos observar, esta cervecera es muy dada a utilizar distintos tipos de ingredientes para dar a sus cervezas toques especiales. Veamos cuál ha sido el resultado con la Montmirá Penyagolosa:

MARCA: Montmirá
MODELO: Penyagolosa
ESTILO: Ipa??? (5,9% ABV)
PAÍS: España


CARACTERÍSTICAS:

Ya que no conocía la cerveza y la botella no índica qué tipo de cerveza es y sólo dice que lleva dátiles, estaba un poco desorientado sobre qué vaso elegir, así que abrí la botella y olí su contenido para intentar averiguar el estilo. La primera impresión es que podía ser una cerveza de estilo belga y elegí un vaso tipo Tulipa. Demasiado atrevido por mi parte.

El líquido en sí apareció con color cobrizo e incluso parduzco, algo turbia pero no excesivamente, con una capa de espuma bastante tenue y escasa de color blanco y poca retentiva, bastantes burbujitas por todo el cuerpo de la cerveza y algunos sedimentos.

Su aroma era principalmente dulce, no excesivamente potente, aunque se notaba la levadura, un toque de pan e incluso algo de fruta madura.

Al probarla estaba claro que esperaba algo raro, ya que el dátil es un ingrediente que rara vez se incorpora a una cerveza y que no había probado nunca, así que no tenía la más mínima idea del sabor que podía tener.

Con el primer trago, y después de consultar el estilo de la cerveza, hubo una cosa que me quedo clara, aunque la tienen catalogada como ipa mi opinión al respecto del estilo disuadía mucho.

Su sabor seguía en la misma dinámica que el aroma, cereal tostado y dulce, notas de pan y fruta madura, aunque ésta última mucho más marcada que en el aroma. Al final del trago apareció un toque bastante marcado que no supe identificar y que seguramente fuera dado por el dátil. Era un sabor tirando a ácido y que no me covenció en absoluto ya que me produjo un ligero picazón en la garganta que no me gustó demasiado y que, además, según ibas dando tragos iba acentuándose.

En defenitiva es una cerveza que no me ha convencido, en realidad está bien elaborada, pero en mí opinión el toque que le da el dátil echa a perder el resultado.


miércoles, 30 de octubre de 2013

BREWBOT O CÓMO HACER CERVEZA DESDE EL MÓVIL




Por todos es sabido que la tecnología avanza a pasos agigantados, y hoy os traemos un ejemplo que da fe de ello.

Lo que hoy os presentamos se llama Brewbot, y es una máquina de elaboración de cerveza casera que se puede controlar y supervisar desde el iPhone. Su tamaño es aproximadamente como el de una cómoda, su carcasa está hecha con acero inoxidable y madera lo que permite personalizarla, además, está diseñado para facilitar tánto la elaboración de cerveza casera que cualquier persona puede utilizarlo, ya que la propia máquina te guía en todo el proceso de elaboración.

Este proyecto (lanzado a través de Kickstarter, empresa dedicada a la financiación de proyectos innovadores) está realizado por 6 irlandeses apasionados por la cerveza. Su empresa, llamada Cargo, se dedicaba a la programación de aplicaciones pero decidieron embarcarse en esta idea cuando comprobaron ellos mismos lo complicado que resulta conseguir una cerveza casera de alta calidad.

Según sus propias palabras: “Cuando nos embarcamos en la elaboración de cervezas, cometimos muchos errores. Nos encontramos con que era un proceso laborioso y que consumía mucho tiempo. Pasábamos más tiempo comprobando relojes, termómetros y reorganizando nuestro equipo que pensando en recetas e ingredientes, y cuando por fin conseguíamos lo que estábamos buscando, resultaba muy difícil repetirlo. Cada intento se convertía en un proceso de ensayo y error, sin posibilidad de repetir los aciertos".

Así que decidieron trabajar para hacer del proceso algo mucho más sencillo, que permitiese centrarse en la parte más creativa del asunto. Gracias a la tecnología, han desarrollado un sistema con el que, aseguran, cualquiera puede hacer cerveza siguiendo la receta que más le guste, y luego experimentar con los ingredientes y el proceso para obtener distintos resultados.

El sistema consta de dos partes: una es el medio físico, la máquina en sí, donde se introducen los ingredientes, y la otra es una sencilla aplicación para el sistema operativo iOS, desde donde nos explican el proceso paso a paso y donde podremos controlar la temperatura, el tiempo o la cantidad de ingredientes, entre otras cosas.

Su funcionamiento es sencillo: se introducen los ingredientes dentro, se configura una receta, se conecta al iPhone y listo. El dispositivo añadirá la cantidad exacta de agua y la calentará hasta la temperatura necesaria, vertiéndola luego en el contenedor donde está el grano. Una vez a pasado el tiempo fijado, filtra la mezcla y la enfría hasta la temperatura seleccionada, dejándola fermentar en un contenedor opaco a la luz. Su capacidad es de 20 litros.

La máquina utiliza sensores de carga, sensores de temperatura y medidores de flujo para poder controlar todo el proceso desde el dispositivo móvil.

Hasta ahora este proyecto es sólo un prototipo y está buscando financiación para sacarlo al mercado con algunas mejoras como una versión para el sistema operativo Android o cambiar algunos materiales de cobre (como los tubos del agua) por otros de acero inoxidable.

Además tiene un sistema de recetas integrado que permite a los usuarios seleccionarlas o modificarlas.

Pero uno de los temas claves es su precio. Evidentemente no va a ser barato (sobre todo en relación a la capacidad de producción que tiene) y se calcula que, en la opción más básica, rondará los 1800 euros, pudiendo llegar a 2400 euros en la opción más completa.

Especificaciones Técnicas:
  • Dimensiones: 121cm x 40cm x 119cm
  • Peso: ~ 100 kg
  • Potencia de la caldera: 2000 Watts
  • Capacidad: 20 Litros
  • Conectividad Bluetooth LE
  • 125kW Plate Cooler
  • Arduino Control Base
  • Sensores de flujo
  • Sensores de carga
  • Sensores de temperatura (± 0,5 ° C)
  • Válvulas motorizadas de acero inoxidable
  • Necesario IPhone iOS 7
  • Fuente de alimentación: 240 voltios
  • Contenedores de acero inoxidable
  • Piezas exteriores de madera de roble 
 

lunes, 28 de octubre de 2013

PALAX




Cervecera Artesana Riojana (perteneciente al Grupo Palacios Vinoteca) es una empresa de reciente creación, en el año 2012, situada en Nalda (La Rioja). El grupo de empresarios riojanos, viajaron por Europa y Estados Unidos para conocer mejor la cerveza artesanal y, analizando bien este mercado, vieron que en España había un nicho suficiente para lanzarse en el proyecto de la cerveza artesanal.

Esta cervecera nació con el objetivo de representar a La Rioja en el ámbito cervecero y de llegar a los máximos bares y restaurantes posibles creando dos lineas de cerveza: 
  • Palax, una lager orientada a la gente joven y de trago fácil, con 4,9% de alcohol.Comercializada en botella de 33cl.
  • Ceriux, con 4 variedades (Ipa, Rubia, Tostada y Negra), orientadas a la restauración. Comercializadas en botellas de 37,5 cl y 75cl.
La cervecera tiene una capacidad de elaboración de aproximadamente 400.000 litros al año, de los que el 60/70% de la producción está destinada a Palax y el resto a Ceriux.

El agua empleada por esta cervecera procede de un manantial del río Iregua, en la Sierra de Cameros (La Rioja).

MARCA: Palax
MODELO: Palax
ESTILO: Lager (4,9% ABV)
PAÍS: España


CARACTERÍSTICA:

Lo primero que llama la atención es la botella, ya que tiene todo impreso, en color blanco, directamente en el vidrio, además de relieves del nombre y del logotipo de la empresa.

Aparece en el vaso con un color amarillo pajizo, realizando una capa de espuma blanca y gaseosa de poca retentiva. En un principio me pareció una cerveza relativamente transparente pero al dejarla reposar pude apreciar mucho más su turbiedad que, junto con el color anteriormente comentado, le daba a la cerveza un aspecto parecido a algún tipo de zumo ligero (y con esto no quiero decir que su aspecto fuera malo, para nada, sino que simplemente me recordó la turbiedad y aparente textura del zumo, por ejemplo, de pera).

Su aroma es suave y dulce. Destaca el cereal con toques de miel y ligeramente herbáceos.

En boca la sensación es picante y ligeramente áspera. De nuevo el protagonista es el cereal pero esta vez viene acompañado de un toque frutal (melocotón e incluso plátano) muy agradable. También están presentes notas de pan y especias junto con una buena sensación refrescante.

Además es destacable la buena integración del carbónico y el final ligeramente astringente.

Me sorprendió gratamente está Lager suave, de trago largo, muy completa y agradable al paladar.


jueves, 24 de octubre de 2013

LA PIRATA SÚRIA


"La Pirata" es una microcervecería sin fábrica propia, ya que elaboran sus cervezas en Ca l´Arenys (empresa distribuidora de máquinas y accesorios para la cerveza y que, además, elaboran la cerveza Guineu), en Valls de Torrella (Barcelona).

Desde Súria (Barcelona) vienen los hermanos Aran y Eric Leon, entusiastas de la experimentación y enamorados de la cerveza. Como tantos otros, empezaron "haciendo sus pinitos" con pequeños lotes en casa. Desde las primeras pruebas con dudosos resultados hasta la confección de unas cervezas más que bebibles que fueron teniendo éxito por sus alrededores, para, unos años después y en sus propias palabras, conseguir "salir de la clandestinidad".

Algunos autores abogan porque la palabra "pirata" viene de la palabra griega "pyros" (fuego), fundamentando que, tras un amotinamiento en un barco, se le prendía fuego a éste para así eliminar toda prueba. Y estos dos hermanos denominan a La Pirata como cervezas incendiarias, artesanales y naturales.

Como homebrewers elaboraron 3 tipos de cerveza: La Pirata American Ipa, La Pirata Strong Bitter y La Pirata Weissbier.

Y como microcervecería elaboran: Black Block (Imperial Stout), La Tremenda (Imperial Ipa), Súria (American Pale Ale), Viakrucis (American Ipa), Black Sotrms (Black Ipa) y Mayo (una Saison en colaboración con la micro SON de Córdoba).


MARCA: La Pirata
MODELO: Súria
ESTILO: American Pale Ale (5,6% ABV)
PAÍS: España

Foto de José Moya

CARACTERÍSTICAS:

Con 30 Ibus de amargor y elaborada con lúpulos americanos, y "Back-Hopping" (técnica para reforzar el aroma; próximamente hablaremos del "Black Hopping" y del "Dry Hopping") de lúpulo Centennial, ésta American Pale Ale aparece con color ámbar-anaranjado, ligeramente turbia, con una buena capa de espuma blanca que se vuelve cremosa en la superficie, aunque no tiene demasiada retentiva.

Su aroma en un principio es dulce y carameloso para, después, dejar paso a los cítricos (pomelo y cascara de naranja) y un ligero toque herbáceo.

En boca los cítricos son más intensos que en el aroma y se envuelven perfectamente con pequeños toques resinosos, frutales y un ligero sabor a pan. 

El final es seco, largo y algo amargo.

Una cerveza refrescante, de trago largo y buen equilibrio que la hacen apta para beber en buenas cantidades.


miércoles, 23 de octubre de 2013

BOTELLAS DE CERVEZA (I): SU HISTORIA


La botella de cerveza es uno de los principales recipientes que se utilizan para envasar la cerveza. Están diseñadas para almacenar la cerveza durante un largo periodo de tiempo en condiciones óptimas y poder transportarse fácilmente.

Durante varios artículos publicaremos su historia, principales características, colores, tipos, formas, etiquetas, chapas, etc.

¿Cuando empezó a embotellarse la cerveza?

Repasemos su historia:
A mediados del siglo XVI los cerveceros comenzaron a experimentar  con el almacenamiento de cerveza en botellas de vidrio, aunque no hay pruebas evidentes de un embotellado comercial hasta la segunda mitad del siglo 17.

Thomas Fuller
Como anécdota, y según el libro “Los valientes de Gran Bretaña” de Thomas Fuller (1608-1661), en el Siglo XVI, Alexander Nowell, párroco de Much Hadham en Hertfordshire (a unos 25 kilómetros al norte de Londres), se fue, en una expedición de pesca, al cercano río Ash, llevándose consigo una botella medicinal llena de cerveza casera. Al regresar a casa se dio cuenta de que se había dejado la botella, sin abrir, en un matorral cercano al río. Dos días después volvió al mismo sitio y encontró la botella. Al sacar el corcho (que por esa época se utilizaba como tapa), y tras el pequeño estallido debido al CO2, se dio cuenta de que seguía en perfecto estado.

Uno de los principales problemas de la época para embotellar la cerveza era que el vidrio soplado a mano no soportaba bien la presión generada por el CO2. Gervaise Markham, poeta y escritor (1568-1637), aconsejó a los cerveceros caseros almacenar la cerveza en botellas redondas que tuvieran la boca estrecha,  taparlas rápidamente con un corcho y apretarlo con un hilo fuertemente.

Botella de gres
A parte de la gente que no aprobaba el recipiente como el más idóneo, el coste de la elaboración era muy alto y se necesitaba mucha mano de obra puesto que había que llenarlas y cerrarlas una a una, así que las botellas de cerveza eran todo un lujo, hasta tal punto que se llegaba a sobornar a funcionarios con ellas. Y así siguió siendo durante los siguientes 150 años.

Durante este periodo, la cerveza no sólo se embotelló en vidrio sino que también se utilizó gres, arcilla, madera, latón y otros materiales que no eran demasiado adecuados.

En 1845 se giraron las tornas en las islas británicas y, gracias a la supresión del impuesto del vidrio, la fabricación de botellas de cerveza tuvo un gran aumento, debido a que su coste bajó sustancialmente.

En 1870, Whitbread, la primera cervecería industrial de Londres (hoy en día restaurada y convertida en un hotel de 5 estrellas) comenzó una de las primeras grandes operaciones de embotellado de cerveza, pero todavía se utilizaban corchos para taparlas y supuso un gran empleo de mano de obra.

Antigua Whitbread (hoy convertida en hotel)

En ese mismo año, Hiram Codd registró su propia idea en la oficina de patentes británica para una botella con tapón de mármol (que posteriormente seguiría perfeccionando), solucionando el problema del tapón. Con el tiempo, las botellas tipo “Codd” se convirtieron en un estándar en la mayor parte de Europa. 

Botella "Codd"
Poco después, en el año 1879, el británico Henry Barrett, registra la patente de la tapa de rosca, teniendo un gran éxito y expandiéndose por todo el mundo. Incluso unos años después, en 1892, tras la invención del tapón corona a cargo del americano William Painter, las tapas de rosca siguieron teniendo una gran cantidad de adeptos, ya que este tipo de tapón podía volver a ser puesto en caso de querer reservar la cerveza durante un tiempo.

Durante los últimos años del Siglo XIX, los estadounidenses resolvieron los problemas refrigeración, filtrado y carbonatación, lo que proporcionó que las cervezas se mantuvieran “brillantes” en las botellas. Los ingleses tomaron nota de ello y en 1899, la compañía Notting Hill Brewery anunciaba la “Sparkling Dinner Ale” o lo que es lo mismo, cervezas en botella elaboradas con un nuevo método que impedía la aparición de depósitos y sedimentos, siendo así mucho más brillantes y atractivas visualmente hablando.

Después de la I Guerra Mundial el mercado de cervezas en botella aumentó considerablemente hasta la II Guerra Mundial donde escaseo debido a la pobreza producida por dicha guerra.

Botella Steinieform
Desde la finalización de la II Guerra Mundial hasta alrededor del año 1960, la producción de botellas de cerveza tuvo un gran desarrollo y producción. Hasta el año 1956, las botellas tenían una forma específica denominada Steinieform. Éste es un formato estándar de 33cl, muy popular en Centroeuropa a comienzos del Siglo XX. Fue denominado como formato DIN 6199, y sus dimensiones eran 174mm de altura, 70,5mm de ancho y un peso en vacío de 270 gramos. Éste formato era muy apreciado y popular, pero la aparición de la lata hizo que poco a poco fuera desapareciendo (hoy en día muchas cerveceras centroeuropeas, especialmente de Bélgica, han recuperado éste formato). 

La aparición de las latas y los barriles metálicos hicieron que el mercado de botellas de cerveza volviera a caer, hasta tal punto que sólo las mejores productoras consiguieron continuar.

Botella encontrada en Aland


En los años 90 se volvió a recuperar gracias al nuevo aumento de la popularidad de la cerveza y a la calidad de la cerveza Premiun Bitter inglesa.

En las dos últimas décadas las microcervecerías han ayudado mucho en el sector de las botellas de cerveza, siendo éste el principal medio de envasado para la cerveza artesanal.

Como dato curioso, en el año 2010, científicos del Centro de Investigación Técnica de Finlandia, encontraron en un barco hundido en el archipiélago de Aland (Finlandia), la botella de cerveza más antigua que se conserva, datada del año 1800. Además, el recipiente se mantiene intacto con su contenido, lo que ha llamado la atención de los científicos para estudiar el tipo de receta utilizada.



Continuará...

lunes, 21 de octubre de 2013

BADGER GOLDEN CHAMPION ALE




Hall & Woodhouse es una cervecera de carácter familiar situada en Blantford St. Mary, en el condado de Dorset, al sur de Inglaterra.

Sus inicios están situados en un pequeño pueblo llamado Ansty, algunos kilómetros al norte de la actual ubicación de la fábrica. Allí, Charles Hall fundo la "cervecería Ansty" en 1777, después de haber aprendido de su padre la elaboración de cerveza, que proporcionaba a sus trabajadores para refrescarlos.

La producción se expandió rápidamente debido a un sustancial contrato de suministro de cerveza para el ejercito durante la época de las guerras napoleónicas. Robert, hijo de Charles, aprendió las habilidades de su padre y lo sucedió en 1827.

Algunos años después, Edward Woohouse, trabajador de la cervecería, se casó con Hannah Dodge, sobrina de Robert, y este último, como regalo de bodas, le hizo socio de la cervecería. Nace así el nombre de Hall & Woodhouse.

Con la muerte de Robert en 1859, Edward, junto con su esposa, se hace cargo de la cervecera y amplia enormemente la empresa comprando bares y pequeñas cervecerías locales. A la muerte de este, en 1875, dos de sus hijos se hacen cargo y, en ese mismo año, y hasta nuestros días, la imagen del tejón (Badger en inglés) fue adoptada como la marca de la empresa. 

En 1882 la empresa compra la cervecería "Hector" en Blandford St.Mary. En 1898 se convierten en Sociedad Anónima y deciden ampliar la cervecería "Hector". Cuando las obras estaban prácticamente finalizadas, un incendio redujo el edificio a cenizas. Sin embargo uno nuevo fue construido en el año 1900 con el nombre del logo (Badger), trasladándose la sede principal de la empresa a este nuevo edificio.

En el Siglo XX, la expansión siguió y en 1929 ya contaban con 135 bares en su propiedad. Poco después, en 1936, Hall & Woodhouse se convirtió en la primera fábrica de cerveza en sacar al mercado una cerveza Bitter en lata, este hecho tuvo unas consecuencias que nunca pudieron haberse imaginado, ya que las conservas en lata de todo tipo de bebidas, incluyendo los refrescos, se expandió de tal forma que hubo un momento en el que 100 millones de latas en un año fueron vendidas entre las empresas de Blandford.

Años después, en 1977, y después de que la compañía siguiera creciendo, celebraron su segundo Bicentenario. Para esta celebración, la Oficina de Correos emitió un sello de Badger como reconocimiento del 200 aniversario de la cervecería (sin duda un artículo tremendamente coleccionable).

En 1991, adquieren la cervecería "Gribble Inn". En 2005 fue vendida de nuevo al propietario pero conservaron los derechos sobre la marca "Fursty Ferret".

Refresco "Rio"
Unos años después, en el 2000, adquieren la fábrica de cervezas "King and Barnes", situada en Horsham. Posteriormente, el edificio fue vendido como vivienda, sin embargo, consiguieron mantener la cadena de pubs, restaurante y marcas que poseía "King and Barnes".

A día de hoy, la quinta generación de la familia es la responsable de la empresa y cuenta con más de 200 bares en Inglaterra, así como la responsable de la marca "Rio" de refrescos tropicales.

Han elaborado una enorme cantidad de cervezas, de las que, quizás, sea la "Tanglefoot" la más conocida.

Hoy nos centramos en la "Golden Champion".

MARCA: Badger
MODELO: Golden Champion Ale
ESTILO: Golden Ale (5% ABV)
PAÍS: Inglaterra


CARACTERÍSTICAS:

Decidí arriesgarme a probar una cerveza en botella transparente (mira que le tengo tirria a las botellas verdes y transparentes...) debido a que era de ésta conocida marca inglesa que no la suelo ver en las tiendas que frecuento.

La cerveza aparece con color dorado, transparente, con espuma blanca y gaseosa que disipa fácilmente aunque deja una suave linea casi constantemente. Como se puede apreciar en la foto, hay multitud de burbujitas de tamaño pequeño en la parte superior de la cerveza. 

En su web nos dicen que el olor es a flor de sauco, pero como no sé como huele la flor de sauco pues lo dejo simplemente en floral que eso es seguro. También se nota algo el dulzor de la malta y un toque frutal (como a mandarina).

En boca es dulce, con cuerpo medio y quizás algo excesiva de gas. También hay cereal, fruta, hierba y un toque picante.

El final es algo seco y con un ligero toque a miel que nunca me convence.

Es una cerveza suave, refrescante, de verano, pero no me dice gran cosa, aunque se puede beber perfectamente.

viernes, 18 de octubre de 2013

TIENDA "ENTRE CERVEZAS" (VIGO)




Continuando con nuestra sección de "Tiendas y Locales de Venta", hoy nos vamos hasta tierras gallegas, nada más y nada menos que a Vigo, para presentaros esta fantástica tienda llena de productos cerveceros.

"Entre Cervezas" es una tienda especializada donde nos ofrecen unas 400 referencias, además de una buena cantidad de otros productos tales como mermeladas de cerveza, puzzles, camisetas, una buena selección de vajilla cervecera y packs personalizados. 

Además organizan cursos y catas, tanto organizadas por la tienda como personalizadas para los clientes, despedidas de solteros, fiestas, cumpleaños, y tienen un club cervecero al que cualquiera puede apuntarse.

Con sus propias palabras:

"En la variedad está el gusto y como para gustos hay cervezas, queremos que todo el mundo descubra cuál es el suyo, si es que todavía no lo ha hecho. Tenemos cervezas trapenses, de abadía, lambic, de frutas (frambuesa, cereza, coco...), cervezas especiales, artesanas, de trigo, ahumadas, con miel, chocolate.... Por países ya que contamos con gran variedad de cervezas belgas, alemanas e inglesas, además de norteamericanas, irlandesas, escocesas, australianas, italianas, francesas..."

Sin duda estamos ante una tienda a la que no le falta detalle y con un gran número de productos cerveceros para el deleite de cualquier aficionado al sector.

A continuación os dejo un video de presentación de la tienda:



Su página web es un fiel reflejo de lo que es esta tienda: 


Entre Cervezas abre de Lunes a Sábado de 10:30h a 13:30h y de 16:30 a 20:30h, y está situada en:

Calle Tarragona, 8. C.P.: 36211, Vigo (Pontevedra). Teléfono: 986 11 50 46

Contacto: info@entrecervezas.com


jueves, 17 de octubre de 2013

TASTY LADY




Cuando hablamos de Tasty Lady hablamos de la reivindicación de la mujer en el mundo cervecero, normalmente acaparado por el sexo masculino.

5 mujeres holandesas vinculadas al mundo de la cerveza, y orgullosas de pertenecer a dicho mundo, se unieron y decidieron elaborar una buena cerveza bajo el lema "Para el dogma de que la cerveza es sólo un mundo de hombres".

Ruud van Moorst
Bajo el mando del maestro cervecero Ruud van Moorst, de la Bierbrouwerij De Eem, elaboraron esta cerveza, en la hoy desaparecida Breugems Brewery de Zaandam (a las afueras de Amsterdam), en el año 2011. Como dato significativo del buen marketing realizado, en la presentación ya tenían 80.000 litros encargados.

Las 5 mujeres que "cogieron la sartén por le mango" son:

Alice van der Kuilj: Trabajadora de la tienda especializada en cervezas "De Bierkoning" (El Rey de la Cerveza), en Amsterdam.

Leni van Gelderen: La mayor de las 5 mujeres. 20 años atrás probó la cerveza Hertog Jan Tripel, y desde entonces no ha parado de probar más y más cervezas. Integrante de la "Biergenootschap Het Verbonden Hoofd" (Sociedad de la Cerveza La cabeza Vendada) desde donde organizan una pequeña fiesta anual (en septiembre) en Zaandijk.

Las 5 integrantes
Dagmar Baartman - de Boer: Se unió a la Asociación de Cerveceros "Pint". Esta asociación la utilizó como actividad lúdica pero demostró que las mujeres tiene un sentido del gusto muy desarrollado. Actualmente tiene su propio negocio llamado "De Bierderie" (La Sede Templaria de la Cerveza).

Hanneke van het Ende: 12 años en el sector licorero, los últimos 6 años en Elburg, al este de Amsterdam. Además es miembro de la Sociedad Cervecera "Het witte paard" (El Caballo Blanco) en Elburg.

Jolanda Bührs: Tras 10 años trabajando para "Vini France" decidió abrir su propia licorería. Además de experta en licores, es vinóloga y maestra cervecera.

Actualmente elaboran sus cerveza en la fábrica de Scheldebrouwerij y tienen en su haber 3 cervezas distintas: "Tasty Lady", "Foxy Lady" y la edición limitada "Smoky Lady".


MARCA: Tasty Lady
MODELO: Tasty Lady
ESTILO: Ipa (6,2% ABV)
PAÍS: Bélgica


CARACTERÍSTICAS:

Cerveza elaborada con maltas Munich, Pils y Cara 50, y lúpulos Citra, Nelson Sauvin y Hallertau perle, con 40 Ibus de amargor.

Aparece con color ambar-anaranjado, semi turbia, con una espectacular capa de espuma blanca y cremosa, de burbujas irregulares, que según va disipando va dejando multitud de restos pegados a las paredes del vaso.

Su olor es bastante suave. Destacando el cereal y la levadura y unos leves toques herbales y afrutados.

Con un buen cuerpo y buena carbonatación, entra algo dulce, notándose el cereal y la levadura, que da sensaciones frutales. Después se notan especias picantes. Sólo al final llega un tenue amargor pero tan ligero como lo es toda la cerveza en general. 

Es una cerveza refrescante y suave al paladar pero, en mi opinión demasiado lineal. Una de esas Ipas belgas que se acercan más al estilo tradicional belga más que al de las Ipas amargas y que no me dicen demasiado, aún así es fácil de beber y no es, para nada, mala cerveza.

miércoles, 16 de octubre de 2013

¡GRACIAS!


¡GRACIAS!

Os estaréis preguntando porqué está gente se pone a dar las gracias ahora. ¿Será que hoy no me apetece escribir nada serio? ¿será qué que dejamos el blog por un tiempo? ¿será que la cerveza nos ha saturado la cabeza? 

¡Nada de eso! La respuesta es mucho más sencilla: 

Hoy mismo llegamos a las ¡10.000 visitas!. Ya sé que no son muchas, pero para nosotros es un orgullo. Este blog fue creado con mucha ilusión el día 15 de mayo pero, realmente, no fue publicado hasta el día 4 de junio de este mismo año 2013. En tan solo 5 meses hemos llegado a estas magníficas 10.000 visitas y, por supuesto, gracias a vosotros, los que seguís ese humilde blog cervecero.

No pretendemos convencer a nadie de si una cerveza es buena o no, ni nada por el estilo, simplemente queremos mostrar las cosas que vamos probando, nuestras impresiones y sensaciones dentro del mundo cervecero e intentar, de una manera u otra, divulgar su cultura.

Ha sido un intenso verano, cerveceramente hablando: catas, visitas, algún viaje, aniversarios y eventos varios, descubrimiento de tiendas nuevas... pero sobre todo hemos disfrutado enormemente bebiendo y probando cervezas nuevas y después describiéndolas aquí. Además hemos conocido a mucha y magnífica gente, tanto en persona como virtualmente (todos los que estáis tanto detrás como delante de la barra de las cervecerías a las que normalmente vamos, la gente de Cervebel, todos los compañeros de blogs cerveceros, y un largo etc, perdón por no nombraros a todos pero soís muchos), y hemos aprendido mucho.

¡Y esperamos seguir haciéndolo mucho tiempo! 

¡Gracias a todos los que hacéis posible que este blog siga adelante!

Para no daros más el sermón se me había ocurrido plantearos unas pequeñas preguntas para poder mejorar el blog:

1.- ¿Qué entrada o entradas del blog te ha o han gustado más?
2.- ¿Qué tipo de cervezas o eventos prefieres que describamos?
3.- ¿Has descubierto algo nuevo gracias a este blog?
4.- ¿Qué mejorarías del blog?
5.- Cualquier otra cuestión que queráis comentar.

Los que queráis responder a las preguntas y ayudarnos a seguir mejorando sólo tenéis que dejar vuestras respuestas en los comentarios.

¡NUESTROS MÁS SINCEROS AGRADECIMIENTOS!
¡SALUD Y BUENA BIRRA PARA TODOS!

martes, 15 de octubre de 2013

LERVIG HOPPY JOE Y LERVIG RYE IPA




Amanece un gris domingo otoñal. Planificación del día: No hay planes organizados. Previsión para la tarde: Más que posible "atocinamiento" en el sofá. Solución: Manneken Beer. Involucrados: "Visuals", novias y amistades. Resultado final: Una agradable tarde de domingo en buena compañía humana y cervecera.

Así de fácil se puede arreglar una más que posible aburrida tarde de domingo, y es que la buena compañía soluciona muchas cosas.

En esta ocasión pudimos disfrutar de dos de las cervezas que elaboran los chicos noruegos de Lervig Aktiebryggen de los que ya hablamos anteriormente aquí, con su Lucky Jack.

Sobre ellos, simplemente añadir que día a día están obteniendo más y más reputación en toda Europa, y no es para menos ya que sus cervezas son más que interesantes, y poco a poco van introduciéndose en España de manera algo más continua.


MARCA: Lervig Aktiebryggeri
MODELO: Hoppy Joe
ESTILO: Amber Ale (4,7% ABV)
PAÍS: Noruega


CARACTERÍSTICAS:

Ésta es una de las cervezas más vendidas por Lervig, junto a la Lucky Jack, debido a que cumplen con la normativa noruega de venta en supermercados, por la cual no se puede vender alcohol de más de 4,7%.

La etiqueta nos dice que lleva lúpulos Chinook, Simcoe y Nelson Sauvin, y aparece con color cobrizo, semi transparente, con una espuma de color blanca y bastante gaseosa que no aguanta demasiado tiempo.

A pesar de ser una cerveza lupulada, su aroma es principalmente maltoso y acaramelado pero, sin duda, el lúpulo está presente y deja notas herbáceas e incluso florales.

En boca sigue el mismo camino que en el aroma. Primeramente entra dulce y maltosa, recordando al caramelo pero enseguida, el lúpulo ataca invadiendo el sabor y dándole amargor con notas resinosas, pináceas y algo cítricas. Con un final algo seco.

Es una cerveza bastante fresca, suave, con poco alcohol y buena mezcla entre dulce y amargo.


MARCA: Lervig Aktiebryggeri
MODELO: Rye Ipa
ESTILO: Rye Ipa (8,5% ABV)
PAÍS: Bélgica


CARACTERÍSTICAS:

El estilo Rye significa que la cerveza está elaborada con centeno. Es un estilo originario de Baviera, Alemania, pero que, últimamente, los estadounidenses están utilizándolo mucho, y poniéndolo de moda, para sus Ipas.

En este caso son los noruegos Lervig los que han hecho oído de ello y han elaborado una Rye Ipa.

La cerveza aparece algo más turbia que la anterior, con color castaño, terroso, o incluso del de la miel de mielada o mielato (más oscuro que el habitual), con una buena capa de espuma de color marfil, más densa y persistente que la de la Hoppy Joe, que, además, deja restos en las paredes del vaso.

Su aroma es lupulado, nos hace pensar en hojas de pino y cítricos (naranja y pomelo), e incluso algo de fruta más tropical.

En boca se nota un buen cuerpo, y, aunque la malta dulce está presente como "columna vertebral", el amargor es el principal protagonista. Por encima de la malta destacan notas frutales de melocotón y naranja y, de manera mucho más intensa, notas resinosas y pináceas que acaban acaparando el sabor para dejar un final amargo, seco, intenso y muy largo.

Sin duda una cerveza muy intensa en boca pero bien equilibrada.


lunes, 14 de octubre de 2013

RODENBACH CLASSIC


 

Rodenbach está situada en un pueblo llamado Roeselare, a orillas del río Mandel, en la provincia de Flandes Occidental, Bélgica.

Tanto su historia como su elaboración de cervezas me parece más que interesante, por lo tanto no está de más explicar un poco su trayectoria: 

Su historia se remonta a principios del Siglo XIX, cuando los 4 hermanos Rodenbach (Ferdinand Gregoire, Alexander, Constantijn y Pedro, descendientes de alemanes) formaron una sociedad en el año 1820 y compraron una cervecería en Spanjestraat (calle de España).

Una vez terminada la sociedad, en el año 1836, Pedro Rodenbach y su mujer, Regina Wauters (descendiente de familia cervecera), compraron la cervecería. Regina Wauters (referente de la época como mujer emprendedora, ya que fue ella quién hizo instalar la primera máquina de vapor en Roeselare, además de buena empresaria) se hizo cargo de la cervecería junto a su hijo Edward, ya que Pedro era militar y durante amplios periodos de tiempo se encontraba embarcado en diferentes campañas bélicas.
Cuando Edward se hizo cargo de la cervecería, en 1864, ésta pegó un gran salto y llegó una buena época de prosperidad. Mientras tanto, Eugène Rodenbach, hijo de Edward, acabó sus estudios de maestro cervecero en Inglaterra, donde estudió la acidificación de la cerveza en barrica de roble. En 1878 se hizo cargo de la cervecera y fue el creador de la Rodenbach Clásica.

Eugène murio en 1902 y como no dejó descendencia masculina, su mujer, hijas, nieta, yerno y cuñada crearon una sociedad anónima donde la mayoría de las acciones quedaron "en sus manos", hasta que en 1998 la fábrica fue vendida a Palm Brewery.

La cervecera Rodenbach está especializada en el estilo de cervezas Ale Roja Flamenca, y ha conseguido tener un auténtico éxito en un estilo de cerveza totalmente diferente a los tradicionales belgas, ayudando a agrandar aún más la fama cervecera de Bélgica. Además, sus instalaciones son completamente diferentes a las de las demás cerveceras, y están adaptadas para elaborar este tipo de cerveza, de tal forma que no pueden ser utilizadas para ningún otro tipo.
Rodenbach produce cerveza de fermentación mixta (alta fermentación y fermentación espontánea). La cerveza, después de una segunda fermentación en tanques de acero inoxidable durante 5 o 6 semanas, la almacenan en barricas de roble de gran tamaño, previamente raspadas a mano, llamadas "Foeders" durante un largo tiempo (mínimo 20 meses). Algunas de estas barricas tienen hasta 150 años de antigüedad.
Una de las características de Rodenbach, es que sus cervezas, siendo del mismo lote, no son exactamente iguales, y pueden variar de sabor ligeramente. Esto es debido a que cada "Foeder" madura con su propio ritmo y desarrolla un carácter único. Aún así esta gente es experta y la variación de sabor de sus cervezas suele ser difícil de apreciar.

Hoy os describimos la Rodenbach Classic:


MARCA: Rodenbach
MODELO: Classic
ESTILO: Ale Roja Flamenca (5,2% ABV)
PAÍS: Bélgica


CARACTERÍSTICAS:

La cerveza Rodenbach Classic está elaborada con 3/4 partes de cerveza joven y 1/4 de cerveza añeja (la cerveza añeja tiene una maduración de 2 años en barricas de roble).

Aparece con color granate intenso y con reflejos rubíes a trasluz (la foto, por falta de luz natural, no hace alarde de dichos colores) con una ligera capa de espuma de color marfil que deja una suave linea constantemente.

Sus aromas son muy "afilados" y entran en la nariz de manera penetrante. Destacan los olores a frutos rojos, dulces y ligeramente ácidos. Refinadamente podríamos decir que es un olor vináceo mezclado con unas ligeras notas sidrescas que le dan un toque ácido y dulce. Coloquialmente os digo que el olor me recordó al "calimocho" pero de vino rosado. De cualquier forma, muy agradable e intenso.

En boca, es tremendamente refrescante, de cuerpo medio, picante, espumosa y dulce, recordando al vino italiano espumoso (por ejemplo el Lambrusco) predominando la cereza, el azúcar moreno y más ligeramente caramelo, todo ello con una ligera acidez que le da ese toque vináceo tan característico.

El final es largo y relativamente seco, que da una sensación de adicción que te incita a seguir bebiendo.

Sin duda estamos ante una cerveza que no deja indiferente, y un estilo totalmente distinto que da fe de la increíble diversidad que hay en este mundo.

 

Cerveza en formato de 25cl, adquirida en Cervezoteca Beerworld de Pamplona.